diariodeunaguionista

Blog de Gilda Santana

EL TERCER GUIONISTA

El primer guionista anduvo solo durante muchos años.

Había nacido al borde de un cambio de siglo, cuando el cine deslumbró al mundo, y conocía muy bien a sus abuelos, aquellos dramaturgos que llevaban casi dos mil quinientos años contando historias para que fueran representadas por actores. Al principio, el primer guionista tuvo envidia de sus antepasados: ellos habían escrito diálogos espléndidos y él ahí no podía alcanzarlos porque el cine era mudo. Solo le consolaba pensar que él tenía a su disposición escenarios e imágenes con los que el teatro nunca hubiera podido soñar. Tampoco estaba nada mal.

Unos años más tarde el primer guionista se hizo por fin con la palabra. La radio empezó a reclamar historias en las que insertar la publicidad y el primer guionista celebró eufórico que ya podía dialogar. Cuando en 1927 los personajes de las películas empezaron a hablar, su felicidad fue casi completa. El primer guionista imaginaba, estructuraba, dialogaba, y se sentía dueño de cada lágrima y cada risa provocadas por sus personajes. Ellos, sin él, no existirían.  Aunque tenía que torear las objeciones de algún ejecutivo, las limitaciones a que lo sometía el productor, las sugerencias de los directores y hasta el capricho de algunos actores que pedían cambios al guion, suya seguía siendo la historia que se contaba y todo seguía naciendo de él. Ya no tenía prácticamente nada que envidiar a sus abuelos. Si Esquilo había decidido que Agamenón moriría en el baño a manos de Clitemnestra y así había sido y seguiría siendo para la eternidad, él podía decidir que Jakie se negara a ser rabino y se convirtiera en cantante de jazz y que Chan Li Po fuera el primer detective chino de la radio en la Cuba de 1934. El primer guionista era el rey. Y así andaban las cosas cuando llegó la televisión y el primer guionista fue aún más feliz y siguió imaginando argumentos y creando personajes que seguirían la línea que él les trazara desde el principio hasta el final.

Cuando, en  1948, con el estreno de Candid Camera, se abrió el camino a la telerrealidad, el primer guionista no le dio mucha importancia. Es verdad que ahora andaban por ahí unos personajes que él no había inventado, y que reaccionaban según sus propias emociones en las que él nada podía decidir, pero tampoco creyó que tuvieran mucha vida. Unos años más tarde tuvo que resignarse: muchos seres reales empezaban a dejarse grabar y a generar sus propios contenidos. Igual no iban a quitarle el trabajo, porque siempre seguirían existiendo las historias de ficción y porque siempre harían falta guionistas para ordenar esos contenidos en los programas de realidad. Pero el primer guionista, que había reinado solo, no pudo evitar sentirse incómodo antes estos advenedizos coautores del guion. Era la rebelión del personaje: el segundo guionista había entrado en acción. Al primer guionista le consoló, si acaso, pensar que los programas de realidad eran un género menor.

Durante muchos años las cosas fueron muy sencillas: el primer guionista seguía reinando en la ficción y el segundo se hacía fuerte en la realidad. Cada uno con su reino. Hasta que Holanda, un país que nunca había contado mucho cuando se hablaba de televisión, se decidió a dar un giro a los programas de realidad: Gran Hermano se emitiría en directo y los espectadores, con sus votos, serían quienes decidirían el rumbo y el final de la historia.  El tercer guionista, que había vivido un siglo llamándose espectador y sin que nadie le preguntara si le gustaba que Charles Foster Kane muriera musitando “Rosebud”, o si le parecía bien que Ángela Chaning tuviera fuelle para ser la villana durante las nueve temporadas de Falcon Crest o que Martin ganara la primera edición de Survivor, venía al mundo en la noche del 16 de septiembre de 1999. Era un recién nacido escandaloso, con ganas de opinar y sin ningún reparo en complicar la vida a sus parientes. Ya no era solo un receptor cuyo único poder residía en ver o no ver. Holanda y Gran Hermano le habían dado, por fin, su acta de nacimiento oficial y el tercer guionista estaba listo para entrar en escena sin que nada lo pudiera frenar.

Como todo preadolescente (apenas tiene doce años) el tercer guionista es torpe a veces.  A nombre del primer guionista y para ser honesta, debo confesar que no siempre fue fácil tenerle en el equipo. Sobre todo cuando relega su importante misión de guionista para actuar como juez aunque con ello castre al espectáculo. Pero aun así no hay que menospreciar su inteligencia ni su entrega. Cuando él está presente, de nada valen las previsiones del primero que planifica, elige el casting, crea pruebas, cambia reglas y da sorpresas, ni las argucias y estrategias del segundo, capaz de hacer casi de todo por procurarse su aceptación. Si el tercer guionista no compra, no hay nada que vender. Al tercer guionista le encanta su misión de escudriñar con millones de ojos y millones de oídos y, cuando algo no le gusta, no duda en reclamar y ajustar cuentas a sus primos. Sigue las emisiones de 24 horas para no perder nada de lo que haya podido escapársele al primero, y si aquel olvida reflejar un contenido en un video, él lo cuelga y lo propaga. Cuando el segundo, el concursante-guionista-personaje, actúa de modo que a él le parece poco ético o se crea un rol que no convence, el tercer guionista lo desmonta, ventila su comportamiento con pelos y señales en los foros y en las redes sociales, y termina por sacarlo del juego. El tercer guionista es implacable. Sabe que tiene la facultad de configurar la historia a su medida y la ejerce, aunque para ellos, mientras sus dos parientes cobran, él tenga que pagar. Y se enfada, y presiona y cuestiona a productores y cadenas, que para eso le ha servido haber nacido en la era de internet.

Y ahora, doce años más tarde, cuando creía que en el mundo de nuestro reality él era el rey, el tercer guionista se encuentra con que no está invitado a la fiesta y ve, con impotencia y con dolor, cómo el segundo guionista se hace amo y señor del argumento y hace y deshace sin que él pueda frenarlo. Aun así, en medio del cabreo, el tercer guionista sigue ahí, mirando el espectáculo, mientras intenta consolarse pensando que su despido es temporal y que él, más temprano que tarde, volverá para reivindicar el poder de construir la historia que quiere ver.

Anuncios

9 comentarios

  1. Hola Gilda:

    Ha pasado el verano, encontré un trabajo para el verano y me desenganché de internet, tambien fui afectada por el #FocEmpordá y todo esto me alejó un poco de internet, aunque fui afortunada salvamos la casa y la granja , perdimos unas cabras y una ternera, pero de esto hoy no quiero hablar, aun me duele, me gustaria hablar hoy de lo del tercer guionista, la verdad no me enganché a la Revuelta de Gran Hermano, porqué habian despedido literalmente al tercer guionista, no me gustó como fue planteado y pasé de ver, yo esperaba un tercer reencuentro con votos online y con concursantes de todas las ediciones, pero un reencuentro solo de Gran Hermano, y se ve que esto aun no será posible, pero no pierdo la esperanza, la vuelta la rutina está a la esquina y hoy si que pido algo no olvideis que en nuestro pais han habido muchos incendios y lo que peor se llevan son las consecuencias de ellos, como afectada pido que no os olvideis ni de los incendios ni los afectados, mi historia la contaré pero cuando tenga más fuerzas , porqué ahora quiero volver mirar hacia adelante, y tambien tengo ganas que vuelva Gran Hermano , que hace que me olvide de mis problemas y sonria

  2. Toni

    Hola buenas tardes. Soy un estudiante de bachillerato y actualmente estoy haciendo un trabajo de investigación sobre Gran Hermano. I me gustaría pedirle si me podría proporciona información sobre lo que pensaba la prensa antes de la emisión del programa y también si no es mucho pedirle una entrevista.

  3. El tercer guionista siempre ha existido y ha tenido su importancia, de hecho sin él nunca existiría ni el primero ni el segundo.
    El tercero es el que disfruta del trabajo de los dos anteriores, les da valor, les da calor y consigue que sigan existiendo.

    Si Gran Hermano y otros realitis empiezan a olvidar y a no escuchar al tercer guionista…. este se aleja y deja su “trabajo” y con el tiempo deja de ser rentable tanto el primero como el segundo y el formato como tal desaparece o queda relegado como los call-me de las horas de madrugada (solo lo ven cuatro aburridos y alguno que se despierta).

    El tercer guionista tiene una ventaja insalvable en relación a los otros, no es remunerado, todo es altruista, solo disfruta, se enfada, sueña y espera respeto del programa….no se si esto último se consigue, si no es así…algo falla y es muy grave. El tercer guionista necesita y quiere que el primero y el segundo estén a su lado y poder compartir todas las experiencias. La simbiosis no puede quebrarse, por el bien de todos.

    Un saludo.

    PD: como tercer guionista….necesito el cariño de mi Gilda….y como lobo, caricias en mi lomo.

    PD2: prometeme que GH 14 no será como esta revuelta!!, por que si ha sido una prueba piloto…el formato tiene los dias contados y el tercer guionista desaparece… desaparezco.

  4. Cuba si.

    Totalmente de acuerdo con Gilda. Otros formatos de programas podrán salir adelante con solo dos guionistas, pero GH sin el tercero se encuentra cojo. Ayer ví La Revuelta, está claro, y me sentía tan vacía como si estuviera viendo el programa grabado. Desde luego no es justo. Muchas gracias por expresar tantas veces lo que sentimos, y lo digo no solo por éste post sino y sobre todo por el de las flores para San Valentín.

  5. Buenas Gilda, preciosa entrada.

    Al tercer guionista aún le queda recorrido, no olvidemos que ese guionista son los que votan por teléfono, es decir, apenas un 5-10% de los que ven el programa.

    El verdadero tercer guionista se encuentra en los votos gratuítos y eso, de momento, aún no ha llegado. Por suerte para la repesca sí, y por eso fue tan exitosa y siempre lo es, porque se abre a la mayoría.

    ¿Las expulsiones? El tercer guionista no se llama España como dicen muchos, el tercer guionista se llama “votante telefónico” y a mí eso no me vale, quiero más y espero que algún día llegue y que sacrifiquen un poco el beneficio de las llamadas por el beneficio de una buena historia contada entre todos.

    Eso sí sería un tercer guionista como Dios manda.

  6. Lo se y tienes mucha razón Noe se ha quedado con lo bueno, deberían hacer como ella, ella hizo muchas cosas buenas en esa casa, no solo fallos.Si hay q pasar, es q esta niña ya ha pedido perdón miles de veces!

    • Txumai

      Pero nunca tuvo propósito de enmienda, ya que ha seguido igual o peor, pero no es mala, son las circustancias que le han dicho que todo vale, y si no diferencia, y no sabe cual es la realidad y cual la imaginada…

  7. A mi me gustaria agradecerles de corazón A Noemi, por haberme enganchado a este GH, sin ella no les hubiera conocido….

    • Txumai

      Buscala y se lo agradeces, pero ese enganche va a ser dificil de repetir porque como Noe, ninguna, pero esperemos que si hay algo parecido en otra edición, qu e la habrá, tenga un poco más de sentido común.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Blog de Teresa Díez

Televisión, social media, social tv, transmedia y lo que está por venir

luisdeulofeu

AL DESNUDO Y SIN GUANTE

Blogpocket

La locura de los weblogs dentro de uno

DEMASIADO VIOLETA

Blog de Gilda Santana

michihuerta

Blog de Gilda Santana

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

A %d blogueros les gusta esto: